sábado, 13 de agosto de 2011

INDIGNADOS

Hola de nuevo, esta entrada es para ayudar a Pilar, que se rompió la tibia y el peroné hace unos días y está esperando que la operen y están pasando de ella, como de mucho de nosotros con los recortes en sanidad y en otras muchas cosas importantes.
Miren la foto y vean como se puede sentir ella
Así que pasen a visitarla y darles vuestro ánimo y apoyo, y ver si a los de arriba les da un poco de verguenza como dice Pilar y escuchan a los ciudadanos.
Desde aquí muchos ánimos Pilar.
Muchos besos para tod@s

4 comentarios:

rbk palacios dijo...

Lo de la sanidad es alucinante. ¡¡POBRE PILAR!! mándale muchos ánimos, y mucha paciencia, porque esto es alucinante... qué decirte yo, que me tocó parir en nochevieja, llegué justo con el cambio de turno de matronas, y me dejaron en una sala y se olvidaron de mí. ¡HOra y media! sola con mis contracciones, hasta que me escucharon gritar, y encima entran y me echan la bronca, diciendo que cómo no les había dicho que estaba ahí... en fín... más de tratamiento y tacto hacia las personas ya deberían enseñarles, que no se dedican a vender muebles... Besos tita.

Amalia dijo...

la verdad que es una verguenza seguramente si les tocara a ellos o algun familiar el problema estaria resuelto espero que se solucione pronto un besito para las dos

junebell dijo...

Vaya que si me hago una idea de como podrá sentirse :-((( Con 19 años me rompí la tibia y peroné izquierdos en un accidente de tráfico. Como era semana santa casi no había médicos en el hospital y tardaron una semana en operarme. No podía moverme de la cama para nada y cada vez que me movía lo más mínimo sentía como los huesos crujían y me dolía horroooooooores... encima como lloraba de dolor me decían que era una mimosa y que dejara de molestarles que ellos tenían mucho trabajo porque había poco personal... En 10 días que estuve en el hospital me lavaron el pelo UNA SOLA VEZ! casi me muero de lo que me picaba la cabeza y del olor a sudor que tenía!!! Encima era una semana de un calor asfixiante y en el hospital no había aire acondicionado... Te puedo asegurar que fue una de las peores experiencias que he pasado en mi vida. Solo cuando me dejaron volver a casa, me duché con ayuda de mi madre, y comí algo casero comencé a sentirme de nuevo una persona... es una vegüenza que traten a uno de esa manera, como si te estuvieran haciendo un favor y no tuvieran un sueldo por hacerlo :-(
Un beso a tu amiga y dale muchos ánimos, que le espera una recuperación larga...

Amalia dijo...

hola!!
Que tal llevas la semana¿? Espero que muy bien, cuando puedas pasate por mi blog que tengo un regalito para ti. Un besito